¿No estás seguro de emprender? ¡El mejor momento para alquilar un local comercial!

La crisis (social, sanitaria y económica) causada por la pandemia de COVID-19 ha afectado a muchas PYMES y autónomos, que disponen de locales alquilados donde desarrollan su actividad empresarial.

La gran mayoría se encuentran en dificultades para hacer frente al pago mensual de la renta de alquiler, han mientras otras decidido directamente cerrar su negocio, ante la inviabilidad de tener abierto su negocio.

Con este panorama, la oferta de locales comerciales en Málaga disponibles se ha visto incrementada considerablemente durante estos meses, lo que, para quienes estén pensando en emprender ahora mismo, es el mejor momento, porque tendrán condiciones de alquiler muy ventajosas y, además, alquileres muy asequibles.

Aspectos a considerar para alquilar un local comercial en Málaga

Cualquier decisión al respecto que vayas a tomar con respecto a alquilar un local comercial en Málaga, debe estar supeditada a la reflexión sobre estos 4 factores elementales.

¿Quién paga el IBI y la comunidad?

En los alquileres de locales comerciales, es muy frecuente que el inquilino sea el que tenga que asumir el pago del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) y gastos de comunidad, a no ser que se estipule lo contrario en el contrato de alquiler y sea el propietario quien lo asuma.

El contrato final quedará supeditado al resultado de la negociación entre ambas partes. Por supuesto, esto no afectará a los gastos comunes del local (agua, luz, gas, etc.), que serán abonados al 100% por el inquilino.

Cláusula COVID

Se ha hablado mucho de las cláusulas COVID en estos últimos meses, también en el ámbito laboral.

Su aplicación debe estar supeditada a que las autoridades vuelvan a recrudecer las medidas de seguridad, como, por ejemplo, un nuevo confinamiento (¡esperemos que no!), y re-ajustar las condiciones del contrato a las particularidades excepcionales derivadas de un agravamiento de la situación actual.

Esta cláusula no es perjudicial para ninguna de las dos partes. Por el lado del arrendador se asegura la continuidad del arriendo con unos ingresos mínimos, ya que el arrendatario seguirá cumpliendo con las obligaciones de su contrato, pero en unas nuevas condiciones.

alquiler local centro histórico Málaga

De este modo, no habrá incumplimiento por ninguna de las dos partes, que acabaría innecesariamente en un juicio.

Solvencia económica del inquilino

Con la incertidumbre económica en la que estamos inmersos, los propietarios prefieren conocer de antemano la solvencia de su inquilino para asegurarse un cobro seguro de la renta de alquiler de su local comercial.

Debido a ello, ahora mismo, el arrendador exige al inquilino garantías de que pueda hacer frente a estos pagos.

Lo más frecuente, ya sean para locales comerciales o con viviendas en venta con los propios bancos, es que el propietario pida un aval bancario o cantidad de dinero determinada.

También está la figura del fiador solidario, persona jurídica o física solvente, que responde de las obligaciones derivadas del contrato de alquiler.

Duración del contrato

Un factor elemental en el alquiler de un local comercial. Con el fin de evitar una desactualización de la renta, el arrendador prefiere reducir el tiempo de alquiler en el contrato, pero el inquilino prefiere alargar el período de alquiler para tener mayor estabilidad y recuperar además la inversión inicial realizada.

Podría existir la posibilidad de desistir el contrato de alquiler en cualquier momento, pero esto solo ocurre con los alquileres de vivienda, a no ser que se pacte en el propio contrato.

En el caso de que esto no esté reflejado, el inquilino debe cumplir íntegramente con lo firmado hasta su finalización.

El desistimiento unilateral trae problemas, ya que el arrendador está en todo su derecho de reclamar daños y perjuicios, además de los alquileres pendientes de cobro.

local alquiler Málaga

Deja un comentario

Compartir :